BUSCA

Quem sou eu

Minha foto
Sou doutora em Literatura. Escrevo há mais de 15 anos, mas sem disciplina. Sou aquela escritora que se guarda para o futuro, à espera de um grande acontecimento. Sinto que chegou a hora. É com retalhos e epopeias que me inventarei - com pequenos e grandes eventos - com fragmentos e grandes feitos - serei a tecelã de uma história e a sua heroína. Serei Penélope e Odisseu. Me acompanhe nesta viagem! Colunista da seção de Escrita Criativa na comunidade literária Benfazeja. Livros publicados: FLAUIS (2010) e RETALHOS E EPOPEIAS (Editora Patuá, 2012). Mais sobre mim em meu site oficial

Me encontre

MENU

Divulgue o blog!


Banner 120 x 60


Banner 150 x 90


Arquivo do blog

LEITORES

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Todos os textos são de autoria de Carolina Bernardes. A cópia não é autorizada e configura plágio. Tecnologia do Blogger.

25 outubro, 2011

A flor, o livro, o rio...





O escritor grego Nikos Kazantzakis deixou registrado que via sua obra como “um rio que flui em direção ao futuro”. Sempre gostei da analogia, e como jamais estudamos e lemos um autor por acaso (e vocês sabem que meu autor ao qual me dedico é Kazantzakis), eu me vi mergulhada nesse rio. Neste outubro, estive no Chile (Santiago) para participar de um congresso de estudos gregos. Fui convidada para falar de... (é claro) Kazantzakis. E escolhi tratar dessa metáfora do rio, pensando sobre a relação de Kazantzakis com o momento histórico.
Mas o congresso não foi propriamente de estudos. Foi de mergulho. Sem saber que estava imersa nas águas de Heráclito, de Guimarães Rosa e de Kazantzakis, distante das margens, me assalta a agradável e realmente inesperada surpresa. Um amigo que eu já conhecia do Centro de Estudios Griegos, Bizantinos y Neohelénicos chega, no primeiro dia, e me diz que tinha algo importante a contar.
Seu relato foi me deixando de boca aberta e emocionada, enquanto a correnteza se ria de mim. Ele – Miguel Saldías Vergara – havia traduzido meu singelo conto infantil FLAUIS para o espanhol, com o intuito de que sua filha de 6 anos Leonarda Amanda Saldías Fernández o apresentasse em sua escola BAU para os coleguinhas. E a grande epopéia se deu. Miguel realmente traduziu o texto, escaneou as imagens, montou um Power point, a menina o apresentou na escola (junto da mãe) e ainda levou um vaso com terra e semente para as outras crianças plantarem e darem um nome à sua flor. Como negar que uma obra abre um fluxo de rio para o futuro?
Abaixo compartilho uma parte do texto no idioma castelhano e as fotos da apresentação.
Leonarda Amanda Sandías Fernández
FLAUIS
Carolina Bernardes
         Flauis es esta pequeña flor que vive en un vaso en el jardín de mi casa. Fui yo quien dió ese nombre a ella. Converso con mi amiga todos los días, y eso comenzó luego que mi mamá la trajo a vivir con nosotros. ¡Y la Flauis me cuenta cada historia!
         La Flauis vivió en un montón de lugares y me dice que no fue siempre una flor.
         Hubo un tiempo en que Flauis volaba sobre el viento y sentía la libertad, danzando para allá y para acá, entre nubes y estrellas. Vió las ciudades y las montañas, vió plantaciones, animales y gentes andando sobre las tierras de la tierra.
         Porque Flauis podía ver todo desde arriba.
         En ese tiempo, Flauis era una semilla cargada por el viento.
         Un día, el viento paró de soplar a Flauis y cayó desde lo alto a un pedacito de tierra.
         Su casa ya no era más el viento y ahora ella podía ver todas las cosas con los ojos desde abajo y observó alto, tan alto… a las estrellas más distantes. Mas Flauis gustó de la tierra, era fresquita y la abrazaba llena de amor.
         No sentía ausencia de sus amigas estrellas, porque venían a visitarla todas las noches, junto a la luna. La noche era tan bonita y ella nunca la había mirado!
         Y cuando el día llegaba, la luz continuaba, más fuerte y muy amarilla.
         Tenía también un amigo muy poderoso, con brazos enormes y calentando todas las cosas con su cola. Él era el sol, quien hacía cosquillas a  Flauis. No sentía frío en los días de sol y su cuerpo engordaba más y más.
         Muchas veces, el sol se iba para descansar de tanto trabajo. Y la lluvia venía, linda y brincadora, para hacerle compañía.
         La lluvia viajera contaba historias de mares y tierras distantes, donde los pueblos hablan otros idiomas. Ella cantaba músicas de amores y de alegrías de otros mundos que conocía.
         El cuerpo de Flauis engordaba más un poco con aquel baño cantante.
         Flauis sabía que estaba mayor y sentía ganas de estirarse toda, de abrir los brazos, y de plantar los pies sobre la tierra. Y sus piernas comenzaron a aparecer y descender hacia dentro de la tierra. Conoció a los nutrientes, granos pequeñitos y somnolientos que se aproximaban para dormir en sus piernas. Flauis gustaba de ellos, porque también tenían el poder de hacerla engordar un poco más. Sus brazos ya danzaban al aire y la transformaban en una semilla alta y alegre.
         Flauis conquistó un nuevo amigo. El llegó un día, cerca de ella, la tocó, la quiso y habló con ella.
         “Como está alegre hoy, amiga pequeñísima! Voy a cuidar de ti para que el mundo sea más bello.”
         El hombre comenzó a verla todos los días, trayendo agua y amor.
         Flauis gustó de él, era un amigo diferente, nuevo, con las manos llenas de flores!
         Las hojitas en sus brazos ya se abrían como manos verdes de esperanza. Su cabeza comenzaba a erguirse colorida de pétalos.
         El buen jardinero, satisfecho con su florecer, dio un regalo a Flauis; una casa roja con bolitas blancas. Tan graciosa!
         Con todo el cuidado, el jardinero colocó tierra en la casa, retiró a Flauis del terreno en que vivía y la plantó en su nueva morada. Ahora, la pequeña flor también podía pasear, conocer otros lugares, siendo llevada por el buen jardinero. Pasó a vivir en la terraza de la casa. Había música y conversaciones de gentes.
         Alimentándose de agua y sol durante el día, en la noche, en cuanto todos dormían, Flauis sentía las gotas del agua y los pedacitos de sol andando dentro de sus hojas y tallos. (fragmento)







O tradutor: Miguel Saldías Vergara

0 Comentaram. Deixe seu comentário também!:

Postar um comentário

Olá, obrigada por visitar meu blog. Sua contribuição é muito importante para mim!

LIVROS ESSENCIAIS

  • A Demanda do Santo Graal. (Anônimo)
  • A vida e as opiniões do cavalheiro Tristam Shandy. (Laurence Sterne)
  • Ascese. (Nikos Kazantzakis)
  • Cem anos de Solidão. (Gabriel Garcia Marquez)
  • Crime e Castigo. (Dostoiévski)
  • Folhas de Relva. (Walt Whitman)
  • Húmus. (Raul Brandão)
  • Judas, o Obscuro. (Thomas Hardy)
  • Mahabharata (Anônimo)
  • Memórias Póstumas de Brás Cubas (Machado de Assis)
  • Narciso e Goldmund. (Hermann Hesse)
  • O casamento do Céu e do Inferno. (William Blake)
  • O homem que comprou a rua. (Tarcísio Pereira)
  • O Perfume. (Patrick Süskind)
  • Odisseia (Kazantzakis)
  • Odisseia. (Homero)
  • Os Cadernos de Malte Laurids Brigge. (Rainer Maria Rilke)
  • Peter Pan. (J. M. Barrie)
  • Poemas (Seferis)
  • Poemas Completos de Alberto Caeiro (Fernando Pessoa)
  • Zorba, o grego. (Nikos Kazantzakis)

Banner 250 x 40


meu bichinho virtual

De onde vêm meus visitantes?

 
2009 Template Bucólico|Templates e Acessórios